México está en bancarrota

¿Cómo puede un país ir a la bancarrota?

Teóricamente y en un mundo perfecto, los gobiernos pagan sus cuentas utilizando los ingresos de los impuestos y la inversión recibida. Sin embargo, así como los individuos a menudo gastan más de lo que pueden y recurren al crédito, un gobierno lo hace mediante la emisión de bonos con la promesa de devolver el valor de los bonos con la tasa de interés a su vencimiento. La deuda nacional, también conocida como deuda soberana, consiste en deudas internas y externas. Mientras que las deudas internas se componen de deudas con aquellos dentro del país, las deudas externas se refieren a bonos denominados en moneda extranjera emitidos por el gobierno y vendidos a inversionistas extranjeros. Mientras que las deudas internas pueden financiarse a través de políticas fiscales y monetarias, al aumentar los impuestos e imprimir más efectivo, las deudas externas pueden desviar fondos de todas las otras partes de las actividades generadoras de ingresos, ya que debe pagarse utilizando moneda extranjera.

El incumplimiento ocurre debido a la incapacidad o falta de voluntad de una nación para pagar sus deudas. Esto último ocurre a menudo cuando hay un cambio en el partido gobernante de una nación: el nuevo gobierno incumpliría la deuda que heredó de su predecesor. También hay varias razones por las cuales un país incumple su deuda, como la simple reversión de los flujos de capital global y los ingresos débiles. Por ejemplo, en el 2010, el incumplimiento de Jamaica de su préstamo de $7,900 millones de dólares se debió a un gasto excesivo del gobierno y al deterioro de su sector clave: el turismo.

«El país está en bancarrota» de hecho, es una declaración equivocada. En primer lugar, un país no quiebra, sino que incumple con el pago de su préstamo cuando no paga sus deudas. En segundo lugar, el país no incumple, su gobierno sí. Una nación que no pague sus deudas puede parecer un caso raro, pero la mayoría de los países han incumplido o reestructurado sus deudas al menos una vez en su historia. Grecia fue el primer país en incumplir con su deuda en 377 a.C., además de su famoso y reciente incumplimiento de pago de $1,800 millones por ser el primer país desarrollado en incumplir con un préstamo del FMI.

A menudo, antes de incumplir sus préstamos, los países miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) pueden solicitar el rescate del FMI, que no solo proporciona recursos financieros, sino también los conocimientos técnicos para gestionar el programa de rescate. Sin embargo, estos fondos de rescate vienen con condiciones rigurosas como la austeridad (recorte de gastos), la devaluación de la moneda y la liberalización del comercio, según lo establecido en el Consenso de Washington.

¿Qué sucede después de que un país incumple?

En caso de quiebra individual o de una compañía, los activos son embargados por los acreedores. Sin embargo, durante el incumplimiento de un país, ni sus activos pueden ser incautados por su acreedor ni el país puede verse forzado a pagar con el dinero que no posee. Sin embargo, no hay garantía de que esto se aplique a los activos del país en el extranjero. Este fue el caso cuando el buque de entrenamiento de la Armada de Argentina, que entonces estaba en Ghana, fue incautado cuando Argentina dejó de pagar en 2012.

El único recurso para el acreedor del país incumplido es renegociar los términos del préstamo. Los bonos del gobierno se reprogramarán para el pago diferido o se les aplicará un «haircut», lo que implica reducir el valor de los bonos. Luego de su incumplimiento de $81 mil millones en 2011, Argentina ofreció pagarles a sus acreedores un tercio de lo que debía. En este sentido, el 93% de la deuda fue canjeada en 2005 y 2010, y solo hasta 2016 fue que Argentina reembolsaría el 85% de la deuda retenida por fondos buitres por el 75% de su valor original.

¿Cuáles son los efectos del incumplimiento?

El costo inmediato de la morosidad es la pérdida del capital del acreedor como resultado de la cancelación parcial de la deuda o la reestructuración de la deuda. Cuando existe deuda con diferentes acreedores: acreedor privado nacional, acreedor institucional nacional, acreedor privado extranjero y acreedor institucional extranjero, lo más probable es que el gobierno cancele las deudas con el acreedor privado extranjero debido a la menor represalia. Además, al igual que cualquier otra crisis, el aumento de la inflación, el desempleo y la presión política para el gobierno incumplidor siguen como resultado de los incumplimientos del gobierno.

Como la mayoría de la deuda interna está en manos de bancos nacionales, se produce una corrida bancaria debido a la pérdida de confianza en el sistema bancario. Las corridas bancarias ocurren porque hay un retiro masivo de dinero debido al pánico público y la pérdida de confianza. Para evitar esto, el control de capital se impone cuando el gobierno intenta restringir la cantidad de dinero que puede ser retirado por cada depositante. En junio de 2015, los bancos griegos cerraron durante casi 20 días, se controlaron las transferencias bancarias a bancos extranjeros y los retiros de efectivo se limitaron a solo € 50 por día para evitar la crisis bancaria. La crisis de la deuda soberana también puede provocar una crisis económica y una crisis monetaria posteriores a medida que la demanda agregada caiga y el mercado internacional pierda la fe en su moneda.

Otro efecto que es cierto acerca de un país incumplido es su pérdida de accesibilidad al mercado crediticio. Una tasa punitiva se impone a su préstamo o en la mayoría de los casos, no obtendrá el préstamo en absoluto. La calificación crediticia del país incumplido se verá afectada, disuadiendo la inversión extranjera en el país.

Una oportunidad para invertir

El incumplimiento disuade la inversión nacional y extranjera. Sin embargo, la caída en los precios de los activos y el tipo de cambio del país incumplido hace que estos activos sean fácilmente asequibles para los inversores extranjeros. Esto puede significar un potencial de inversión en el país incumplido. También hay inversores que ven el incumplimiento como el momento perfecto para invertir. Los fondos buitre buscan sacar provecho de la crisis mediante la compra masiva de bonos de alto rendimiento (alto riesgo) del país casi predeterminado o incumplido a un precio altamente descontado y anticipan un rebote en sus valores a medida que el país se recupera. Sin embargo, conlleva riesgos en cuanto a si habrá un rebote en los precios de los activos en la economía morosa, o si la recuperación vale la espera.

¿Incumplir los pagos es la única (mejor) opción de solucionar el problema?

Debido al costo del incumplimiento, un país elegirá el incumplimiento solo si es mejor que no pagar sus deudas. En Argentina, muchos piensan que el incumplimiento fue lo mejor que sucedió. Después de que el peso se desplomó, el producto de Argentina se vuelve más competitivo en el mercado internacional. El flujo de dinero llevó a Argentina a su recuperación. Además, la evidencia sugiere que los efectos adversos del incumplimiento son bastante efímeros. El costo de endeudamiento debido a calificaciones crediticias degradadas dura alrededor de 2-7 años, la pérdida en el crecimiento económico puede recuperarse en unos pocos años y la pérdida de confianza puede eventualmente recuperarse. El efecto del incumplimiento será menos sustancial si se basa menos en los préstamos extranjeros, ya que es capaz de calmar estos efectos a través de la implementación de la política monetaria y fiscal.

Incumplir un préstamo puede ser una bendición más que una pesadilla para un país muy endeudado a pesar de sus efectos secundarios. A largo plazo un incumplimiento puede ser mejor para el país que si hubiera tratado de luchar y pagar deudas que eran una carga demasiado grande para la economía.