¿Qué es el FoMO? Y como afecta las decisiones de inversión

Fear of missing out

Dar por sentado que el algoritmo de un motor de búsqueda responderá nuestras más crípticas preguntas en milisegundos tiene muchos ángulos. La principal ventaja para las personas con acceso inmediato a la información es resolver prácticamente cualquier apuro cotidiano a través de herramientas que gestionan una serie de datos para brindarle al usuario una respuesta con precisión milimétrica.

Ahora bien, ¿qué sucede con los eventos especulativos en el mercado?

Es sabido que en los mercados un factor importante es la especulación, al tener inmediato acceso a información sin un filtro crítico, produce percepciones no necesariamente correctas. Este fenómeno especulativo puede llegar a penetrar en decisiones de inversión precipitados o desinformados sobre determinados instrumentos, a tal grado que inversionistas utilizan fondos diferentes al ahorro, es decir, los inversores están dispuestos a apalancarse con tal de adquirir un poco de aquello que “es tan bueno y se están perdiendo”. Dando una posible entrada de las ya conocidas burbujas especulativas.

Este fenómeno suele ser excluyente de procesos de análisis fundamental y técnico, ya que se presenta más en tendencias emocionales que racionales al momento de tomar decisiones de inversión.

Si bien sabemos que existen diferentes agentes clave en los procesos de libre mercado (medios de comunicación, reguladores, entre otros) que pueden ser determinantes en la especulación del público inversionista, es de fundamental trascendencia que éstos logren discernir objetivamente los pulsos emocionales sobre los eventos e instrumentos “atractivos”, y logren fundamentar y ahondar sobre la información que fluye en este “mar de información” para no sólo seguir una serie de tendencias.

“El mercado pone ante un espejo a nuestros deseos, creando manifestaciones públicas de nuestras preferencias privadas.”

– Geoffrey Milles

Significativos fenómenos F.O.M.O. han surgido durante el transcurso del tiempo, nadie quiere perderse de “algo bueno” y menos si se trata de una buena “oportunidad”, que en artículos posteriores podremos ir analizando.

 

Artículo elaborado por Luis Rodrigo Fernandez Gomez:

Especialista de Mercados Financieros, Regulación y Prácticas Corporativas en Bolsa Mexicana de Valores.